icono_ppi_elgg_2011.jpg



HIPÓTESIS INCIALES DEL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN

Guión:
  • La crisis económica: ¿qué crisis? ¿desde cuando?
  • Sólo crisis: crisis e ideología
  • Fases de la crisis: la burbuja financiera norteamericana, la burbuja inmobiliaria española, crisis bancaria, crisis de demanda...
  • Crisis especulativa o algo más.
  • Crisis y paro: ¿por qué España más?
  • Políticas ante la crisis: de Rodríguez Zapatero a Rajoy
  • Etc.

lapiz_peq.jpg
Definición de crisis económica, tipos, estructura cíclica y sus fases
Entendemos por crisis económica una situación en la que se producen cambios negativos importantes en las principales variables económicas, especialmente en el PIB y en los niveles de actividad y empleo, es decir, cuando la oferta es mayor que la demanda. Podemos distinguir entre una crisis económica estructural (de duración más prolongada y que afecta al conjunto de la economía) y una coyuntural (más breve y que afecta a determinados sectores económicos). La crisis, como tal, es una fase más dentro de la fluctuación de los ciclos económicos, en los que se alternan fases de expansión (cuyo máximo se encuentra en el auge) y de recesión, cuyo mínimo es lo que nosotros entendemos como crisis. He aquí una síntesis de lo que sucede a lo largo de un ciclo económico:
  • Auge: en esta fase los niveles de producción, actividad y empleo se encuentran, generalmente, al máximo, por lo que la economía ha alcanzado un nuevo techo. Sin embargo, esta situación puede devenir en una fase de recesión, que es la siguiente fluctuación del ciclo económico.
  • Recesión: una vez ha colapsado la demanda surgida de la anterior fase, comienzan a disminuir de nuevo los niveles de producción, actividad y empleo, lo que repercute tanto en las rentas como en los niveles de gasto, que se ven notoriamente reducidos. Cualquier fase de recesión puede tener un origen progresivo o abrupto.
  • Depresión: tiene lugar cuando la economía ha tocado fondo tras una etapa recesiva. Tras el anterior colapso tanto de la demanda como de los niveles de producción, y su posterior caída, la demanda (aunque menor) vuelve a estar por encima de los niveles de producción, de manera que, con mayor o menor rapidez, ambos volverán a experimentar una nueva subida durante la siguiente fase de recuperación, también conocida como de expansión.
  • Recuperación o expansión: durante esta fase (que cierra nuevamente el ciclo económico) se produce el aumento de los niveles de producción, actividad y empleo, así como de rentas y consumo. La fase expansiva puede inducirse mediante políticas de aumento del gasto público y/o reducción de impuestos, o bien esta puede resurgir por sí misma debido a las constantes fluctuaciones del ciclo económico. No en vano, este se repite constantemente.
ciclo_modelo.jpg


Desarrollo de la crisis económica: burbuja norteamericana, burbuja inmobiliaria española y crisis bancaria.
INTRODUCIÓN
España entra oficialmente en crisis económica desde finales del 2008. Tal y como podemos apreciar en el año 2007 según la EPA (Encuesta de Población Activa realizada por el INE) había cerca de 1.804.000 personas paradas en España (8,26% tasa de paro). En el 2008, ya alcanzábamos la cifra de 2.591.000 personas desempleadas (11,34% tasa de paro) y en 2009, 4.149.000 parados (18,1 % tasa de paro). Es decir, casi millón y medio más de personas se quedaron sin trabajo en tan solo un año, en cuanto a la tasa casi un tercio mayor. Actualmente estamos en 5.769.000 desempleados y con una tasa de paro que supera el 26%. De manera que, como podemos apreciar en el siguiente gráfico, España, ha pasado por tres fases diferenciadas perceptible en el número de parados (miles, línea azul) y tasa de paro (línea granate) durante el periodo de 1976-1012. A grades rasgos y a modo de hipótesis , hasta 1975 el paro no ha sido considerado un grave problema en España puesto que con la dictadura de franquista mucha gente emigró a otros países como Inglaterra, Francia, Canarias o Latinoamérica, y la mujer aun desarrollaba un papel doméstico o poco relevante en el mundo laboral. Además se aumentó la edad obligatoria educativa a los 14 años, lo que supuso que un menor número de jóvenes se pudiesen incorporar al mercado laboral, mientras que la edad de jubilación se adelantó a los 65 años. Las tres fases diferenciadas desde 1976 hasta el estallido de la crisis actual fueron:
1ª De la crisis de 1976 a 1996: A partir de 1976 (fecha en la que se considera España un país industrializado) hasta 1985 podemos observar un periodo de crisis y un aumento muy significativo del paro (21,45%). Las principales causas corresponderían con el regreso de los emigrantes españoles, la crisis económica que afectó principalmente a la industria pesada y la incorporación de la generación "baby-boom" al mercado laboral. Sin embargo a partir de 1985 comienza una nueva fase de recuperación hasta 1992, (con un descenso del paro del 21% al 18%) fecha crucial en la que se despliega otra fase de crisis y aumento del paro generalizado hasta 1996 llegando a alcanzar una tasa del 22,08%.
2ª De la crisis de 1996 a 2007: A partir de 1996 y hasta 2007 se la economía española vive una fase de crecimiento y expansión económica, aunque con una ligera subida en el número de parados del 2001 al 2003 debido a la llegada de inmigración, sin embargo la tasa de paro no aumentó porque la inmigración amplió también el número de población española. Podemos observar aquí en el año 2000, como la tasa de paro que hasta ahora había ido por encima del número de parados se invierte, es debido a la llegada masiva de inmigrantes que pasan a contabilizarse como población activa. Al crecer más rápido la población que el empleo la línea de tasa de paro se sitúa por debajo.
3ª De la crisis de 2007 a la actualidad: En 2007 las cifras del número de parados se encuentran cerca de los dos millones (un 8%) mientras que en 2012 han pasado casi a triplicarse cerca de los seis millones de parados (25%), las principales causas han sido la entrada de EEUU en la crisis en 2007, la burbuja inmobiliaria y la crisis financiera de los bancos que explicaremos a continuación. A todo ello debemos sumarle los problemas de paro estructural sobre los que vive España, como son: la baja tasa de natalidad y mortalidad, la entrada al mercado laboral de los nacidos en el "baby-boom" que ha dificultado la obtención de empleo, la temporalidad de los trabajos sobre todo en jóvenes y mayores de 45 años que obtendrán una menor cotización y por tanto menor jubilación, la elección de cobrar el paro antes que realizar trabajos infravalorados que tuvieron que desempeñar los inmigrantes durante los años 2000 y la paulatina incorporación de la mujer al trabajo debido a la arraigada mentalidad anterior de ama de casa.
MILES DE PARADOS Y TASA DE PARO. ESPAÑA 1976-2012.png



PRIMEROS INDICIOS
La crisis propiamente a analizar se trata de una crisis mundial ya que aunque estalló en Estados Unidos y ha afectado la economía de todos los países del mundo aunque no de la misma forma. A partir de los atentados del 11 de septiembre de 2001 se tuvo que hacer frente a una gran inestabilidad internacional, de manera que los bancos redujeron a niveles realmente bajos los tipos de interés con el fin de reactivar el consumo y la producción a través de préstamos bancarios. Al estar bajos los tipos, los propios bancos se endeudaron para obtener mayores beneficios. Así, la burbuja era una cadena de endeudamientos: primero las familias compraban viviendas, coches, viajes… a través de hipotecas y créditos; las empresas compraban con crédito sus propias acciones; algunos inversores se endeudaban para participar en fondos de alto riesgo, y los bancos, al dar tanto crédito, necesitaban también endeudarse, por lo que lo acaban pidiendo prestado a otros bancos mayores. Si todo el mercado financiero se basaba en una hipoteca que se sabía desde el principio que no iba a ser devuelta casi seguro, se especulaba con un dinero inexistente, de manera que aunque se obtuvieron beneficios a corto plazo (creando una burbuja) a largo plazo se sabía que iba a explotar (volatilizarse). Estos hechos desencadenaron que como cada vez se daban hipotecas más altas comenzaran a subir los precios de las viviendas principalmente.
EL DETONANTE: ESTADOS UNIDOS
El detonante de esta crisis fue sin duda Estados Unidos, a partir de 2004, la Reserva Federal comenzó a subir los tipos de interés para controlar la subida de precios, llegando hasta un 4% de interés en solo dos años. Al año siguiente, el número de ventas calló vertiginosamente y en consecuencia el precio de la vivienda. Entonces los impagos de deudas comenzaron a notarse. Además muchas entidades tuvieron problemas de liquidez para devolver el dinero a sus inversores.
Esta crisis inmobiliaria se traslado a la bolsa, puesto que las constructoras se vieron afectadas, y bajaron su índice bursátil un 40%. En 2007, compañías inversoras como Lehman Brothers negaron conceder más crédito a entidades bancarias, lo que se tradujo en una falta de liquidez entre los bancos y en consecuencia se anunciaron en quiebra tales como: New Century, en junio Bear Stearns y en julio la Reserva Federal anunciaba pérdidas entre 50.000 y 100.000 millones de dólares. En agosto, los estados tuvieron que intervenir e inyectar liquidez para evitar que se hundieran. Sin embargo en septiembre de da una nueva fase de recaída y bancarrotas en Gran Bretaña entre otros.
EXPANSIÓN DE LA CRISIS
No es de extrañar por tanto que en 2008 la crisis se extendiera por todo el mundo, con una gran subida de la inflación y una desaceleración económica larga. Primero se extendió a Latinoamérica y Asia, y después, a Europa, en concreto, afectó a Dinamarca, Francia y Alemania. España evitó la recesión en un primer momento, aunque, como sabemos, subió vertiginosamente el desempleo. Tras la llegada de Bush al gobierno y las continuadas quiebras decidió aprobar un plan de rescate intervencionalista al igual que Irlanda, Grecia, Portugal e Islandia.
ESPAÑA Y OTROS PAÍSES A PARTIR DE 2008
La principal consecuencia en España fue el desempleo, encabezado por el sector de la construcción, que sufrió la explosión de la burbuja inmobiliaria, y desencadenó problemas en los sectores dependientes de él. Rápidamente, grandes constructoras se declararon en suspensión de pagos o en quiebra.
POLÍTICAS PARA SALIR DE LA CRISIS
Ante la situación de crisis o recesión, hablamos de recesión cuando hay dos trimestres consecutivos con crecimiento negativo del PIB (PIB= C+I+G+(X-M)), el gobierno debe aplicar una política fiscal expansiva, que consiste en disminuir los impuestos y aumentar el gasto público con el objetivo de impulsar y reactivar la economía, de esta manera por el efecto multiplicador aumenta el consumo, la producción, la inversión y en consecuencia el empleo. Se trata de una medida keynesiana. Sin embargo la mayoría de las medidas que fueron llevadas a cabo fueron totalmente contrarias.